El Tiempo se volvió poema

Camino de Sueños

 

Con la Vida

Postal de Viaje

 

Sonidos en la Luz

Diario Vivir

 

Llévame como un verso Hoja por Hoja

 

El Tiempo se volvió poema

Es este bello libro, logradamente monotemático. De un lado, el tiempo de los relojes, que es el de la naturaleza y de las cosas, el tiempo que transcurre y dentro del cual, no importa que su trabajo sea llevarnos, no estamos incluidos sino que nos excluye, nos despoja; y del otro, de nuestro lado, el tiempo que vivimos y nos hace, la duración, el tiempo de la espera, aquel que nos es dado transmutar en poema.

Y es la tensión, el juego o la armonía de los dos, su ser distinto, aquello que ha hecho posibles estos poemas. Vienen, así, de la intuición (intuir es ver) y no de un peculiar sentimiento de la propia interioridad que, de acuerdo con la raíz romántica tendría que poner frente a sí al mundo. Tampoco hay en ellos una intención o una reflexión, un saber de algo, sino más bien la honda palpitación sola del espíritu que pedía el gran poeta.

La experiencia, entonces, es de la subjetividad, pero no replegada sobre sí misma sino en el contacto inmediato con los otros y con las cosas; una experiencia que en estos poemas se nos entrega a través de un lenguaje diáfano, limitado o cercado, y por lo tanto enriquecido.

Jaime García Mafla